POLITICUS.MX

Hermosillo, Sonora

Internacional

Los líderes del G7 se reúnen en Italia, escapando del peligro político en casa

Junio 13
5:45 2024

Cuando el Grupo de los 7 pose para su ritual foto familiar este jueves en la rocosa costa adriática de Italia, la imagen no será la de líderes en la cima de su fuerza política.

En cambio, casi en persona, los líderes reunidos en un resort de lujo en Puglia se encuentran debilitados en casa por las elecciones, los escándalos o la menguante influencia. Entre olivos y piscinas, los sentimientos anti-gobernantes que corren por las democracias occidentales están creando riesgos extraordinariamente altos para la geopolítica global.

Pocas veces la reunión anual de las principales economías del mundo se ha visto tan eclipsada por las vulnerabilidades políticas de casi todos sus miembros. Plantea dudas sobre cuán efectivo puede ser en realidad el 'comité directivo del mundo libre', como los asesores del presidente de Estados Unidos Joe Biden han denominado al G7, en medio de la ira y el descontento de sus propias poblaciones.

La cumbre del G7, que se celebrará menos de una semana después de que los partidos de extrema derecha dominaran las elecciones al Parlamento Europeo y antes de votaciones críticas en Francia, Reino Unido y Estados Unidos, se producirá en medio de una persistente ansiedad sobre un resurgimiento populista.

En una cena de estado celebrada en honor de Biden en el Palacio del Eliseo en París la semana pasada, los legisladores franceses, reunidos bajo candelabros de cristal, hablaron abiertamente sobre sus temores de una posible victoria de Donald Trump, según un asistente. Eso fue un día antes de que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, sufriera grandes pérdidas ante la extrema derecha, lo que lo llevó a disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones anticipadas.

Las preocupaciones sobre la migración y la carga de defender a Ucrania son parte de lo que está impulsando el giro hacia la derecha. Esas han sido cuestiones centrales para el G7 desde que Biden se unió al grupo en 2021 y prometen volver a ser el tema impulsor de la cumbre de este año.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, asistirá y convocará una conferencia de prensa conjunta con Biden este jueves. Los líderes están bajo presión para encontrar formas de revertir el impulso del campo de batalla después de que Rusia tomara la iniciativa en medio de retrasos en el apoyo estadounidense, por lo que Biden se disculpó con Zelensky la semana pasada.

"Tuvimos problemas para conseguir un proyecto de ley que teníamos que aprobar y que tenía el dinero de algunos de nuestros miembros muy conservadores que lo estaban retrasando", dijo. 'Pero finalmente lo logramos'.

Antes de la cumbre, los diplomáticos estaban ultimando planes para prestarle a Ucrania decenas de miles de millones de dólares para reconstruir su devastada infraestructura, financiados con intereses de activos rusos congelados. El plan algo complicado, sobre el cual los aliados occidentales tardaron años en llegar a un consenso, todavía se estaba debatiendo mientras Biden volaba a Italia.

Y el presidente planeaba presentar un nuevo pacto de seguridad bilateral con Ucrania, un acuerdo que traza un camino para la relación de seguridad a largo plazo de Estados Unidos con Kyiv, pero que también podría ser desechado por futuras administraciones estadounidense

De hecho, el espectro de un cambio de liderazgo en Estados Unidos y más allá es el incómodo telón de fondo de la reunión del G7 de este año, lo que otorga cierto grado de urgencia a su trabajo.

"Este no es un G7 normal", dijo Josh Lipsky, director senior del Centro de GeoEconomía del Atlantic Council, señalando la serie de próximas elecciones y el grupo más amplio invitado a la cumbre de este año. 'Se escucha mucho esto cuando se habla con funcionarios estadounidenses y europeos: si no podemos hacer esto ahora, ya sea en China o en los activos, es posible que no tengamos otra oportunidad. No sabemos cómo será el mundo dentro de tres, seis o nueve meses'.

Entre los líderes del G7, el anfitrión de la cumbre, la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, es quien aparece en el terreno político más estable. Emergió como la única líder europea del G7 reforzada por las elecciones al Parlamento Europeo de la semana pasada.

Biden, que alguna vez fue un escéptico que expresó públicamente sus preocupaciones sobre el tipo de populismo de derecha de Meloni, encontró en su homóloga italiana una aliada algo improbable en Ucrania. Se ha opuesto a los líderes de extrema derecha en otros lugares como firme defensora de la ayuda continua a Kyiv.

Aún así, ella y Biden divergen en otros temas. Meloni ha sido comparada con Trump y se dirigió a la Conferencia de Acción Política Conservadora en 2022. Su partido, Hermanos de Italia, tiene raíces posfascistas.

'Estoy orgulloso de que Italia se presente al G7, a Europa, con el Gobierno más fuerte de todos. Esto es algo que no ha sucedido en el pasado pero que está sucediendo hoy, es una satisfacción y también una gran responsabilidad', dijo Meloni a primera hora del lunes tras las elecciones de la UE, según Reuters.

Los líderes de Francia y Alemania se enfrentan a circunstancias políticas muy diferentes. Después de un aumento de la extrema derecha, Macron ahora corre el riesgo de celebrar elecciones parlamentarias en unas pocas semanas que podrían dañar gravemente su capacidad de gobernar durante los tres años restantes de su mandato.

En Reino Unido, el primer ministro Rishi Sunak convocó elecciones en julio en las que se espera que su partido pierda el poder por primera vez en 14 años. El canadiense Justin Trudeau, ahora el líder con más años de servicio en el G7, es impopular y se requieren elecciones generales en algún momento del próximo año. El japonés Fumio Kishida se ha visto acosado por un escándalo de corrupción partidaria que ha generado que sus índices de aprobación caigan en picada.

Y Biden, que ha pasado su mandato anunciando un resurgimiento de las alianzas tradicionales y la defensa de Occidente, está compitiendo codo a codo con un rival que ha sido condenado por delitos graves y a quien Biden acusa de socavar la democracia misma.

Si será Trump en la mesa del G7 el próximo año o Biden es una de las grandes cuestiones incognoscibles que se ciernen sobre la reunión. Pocos líderes que vivieron esto recibirían con agrado el regreso de la animosidad que marcó las cumbres de esa época, ya sean batallas sobre el clima en un acantilado en Sicilia, regateos sobre el comercio en los bosques de Quebec o una discusión sobre la readmisión de Rusia en un faro en Biarritz.

Al final de su mandato, Trump había comenzado a cuestionar la utilidad de asistir a las reuniones, harto de lo que consideraba una experiencia desagradable y poco acogedora.

 

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com/

Redes Sociales

Artículos Relacionados

0 Comentarios

¿Qué te pareció la nota? Comparte tu opinión...

Tu correo electrónico no será publicado.
Campos requeridos *

🔀Búscanos en Facebook
🔀Síguenos en Twitter